El Jaguareté

PRESENTA

EL JAGUARETÉ

Copyright: naturepl.com- Lynn M. Stone- WWF

SÍ LOGRAMOS MANTENER A UNA ESPECIE COMO EL JAGUARETÉ, ASEGURAMOS LA CONSERVACIÓN DE MUCHAS OTRAS ESPECIES.

El Jaguareté es nuestro mayor felino, no sólo en Paraguay, sino en toda América. Es por eso, una de las especies que representa la cúspide de la cadena alimentaria en cualquier hábitat, ecosistema u ecorregión en la que está presente.

 

De hábito solitario, es un carnívoro con un rango territorial muy amplio. Sólo un individuo puede llegar a ocupar un área de más de 70.000 hectáreas. Comparemos esto con nuestra capital, Asunción, que tiene un poco más 11.700 hectáreas, pero más de 500.000 personas viviendo en ella. Este dato demuestra el gran requerimiento de hábitat que tiene el Jaguareté.

Este gran felino se distribuye desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de la Argentina. Sin embargo, la deforestación y la persecución que sufre ha hecho que desaparezca en más del 50% de su área de distribución. Es por eso, que el Jaguareté está en grave peligro de extinción.

Hoy en día, se están realizando importantes esfuerzos de conservación. WWF ha seleccionado paisajes prioritarios en los cuales se enfocarán un gran número de acciones para asegurar la conectividad en el paisaje para el Jaguareté, y los impactos puedan ser importantes para la especie.

El Bosque Atlántico

PRESENTA

EL BOSQUE ATLÁNTICO,
HOGAR DEL JAGUARETÉ

El Jaguareté ya ha perdido más del 50% de su rango de distribución. Esto ha llevado a WWF a desarrollar una estrategia de conservación, a través de la cual se han priorizado paisajes que provean las mejores oportunidades de conectividad y que requieren de acciones urgentes para mantener poblaciones viables de la especie. 

 

El Bosque Atlántico es uno de los paisajes prioritarios. Conforma un gran complejo de bosques húmedos que contienen una de las mayores riquezas de flora y fauna en el mundo. Sus hábitats son hogares para uno de los más elevados números de endemismos en el planeta. A las endémicas nos referimos a aquellas especies cuya sobrevivencia dependen completamente de sus ecosistemas. Como ejemplo, se estima que existen 20.000 especies de árboles y arbustos en el Bosque Atlántico, de las cuales 8000 son endémicas. De más de 2000 especies de vertebrados que viven en el Bosque Atlántico, más del 30% son endémicas (dependen principalmente de sus hábitats). 

 

Hoy en día, el Bosque Atlántico está altamente amenazado. Cubría parte de Brasil, Argentina y más del 80% de la Región Oriental del Paraguay, pero ha sido reducido a menos del 7% de su cobertura original. En el Paraguay, se ha perdido más del 85% del Bosque Atlántico, entre 1970 y el 2005. La deforestación y conversión de sus bosques en campos de agricultura y ganadería han reducido a sus bosques en pequeños parches. En el 2003, contábamos con una de las tasas de deforestación más elevadas en el mundo, en las cuales seguíamos perdiendo este bosque húmedo tan rico en biodiversidad. 

 

WWF-Paraguay en alianza con otras organizaciones ambientales, sectores del gobierno y la sociedad elaboraron el proyecto de Ley de Deforestación Cero, que fue aprobado en el año 2004. Con esta moratoria al cambio de uso de la tierra, la deforestación en el Bosque Atlántico se redujo en un 80%, pasando de 110.000 hectáreas en el año 2002, a 20.000 hectáreas en el año 2005. Aún así, la problemática de la deforestación no se ha frenado en su totalidad, y los pocos remanentes boscosos siguen sufriendo de un gran número de amenazas.

El Jaguareté y el Bosque Atlántico

PRESENTA

EL JAGUARETÉ Y EL BOSQUE ATLÁNTICO

El Jaguareté está categorizado como una especie casi-amenazada a lo largo de su área de distribución. Sin embargo, en Paraguay, esta categoría se ha incrementado a “En Peligro Crítico” en el 20172, ya que la especie ha sido localmente extinta en gran parte del territorio nacional, principalmente al este y sur del país. En el Chaco Seco está sufriendo también una importante reducción.

 

En el este del país, en especial en el Bosque Atlántico, se estima que sólo quedan dos poblaciones de Jaguareté. Una población en la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú y otra en la Reserva Natural Privada Morombi. Estas reservas cubren 65.000 hectáreas y 30.000 hectáreas, respectivamente, en las que contienen ecosistemas bosques, pastizales naturales y humedales, importantes para la especie.

 

En los últimos 20 años, la deforestación o conversión de los últimos bosques que conectaban estas dos Reservas, han dejado a estas dos poblaciones de Jaguareté separadas. El paisaje agreste de campos de agricultura en los alrededores de Mbaracayú y Morombi, ya no permiten que el Jaguareté pueda moverse entre las dos Reservas. En estas dos reservas se ha calculado que quedan entre 12 y 20 individuos de Jaguareté.

 

Es urgente que mantengamos los pocos remanentes de Bosque Atlántico que quedan fuera de estas Reservas Naturales. Es urgente que volvamos a conectarlos, para salvar al Jaguareté.

Reserva Natural Morombí

PRESENTA

RESERVA NATURAL MOROMBÍ

La Reserva Natural Morombi es un hábitat rico en biodiversidad que alberga innumerables especies y plantas únicas en el mundo, muchas de ellas en peligro de extinción.

 

Se encuentra en los departamentos de Caaguazú y Canindeyú. Es uno de los últimos remanentes del Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA).

La Reserva Morombi protege aproximadamente 25.000 hectáreas de bosques naturales (altos, medios, bajos), campos abiertos, cerrados, sabanas y humedales en excelente estado de conservación.

 

 

Es un hábitat rico en biodiversidad que registra cerca de 300 especies de aves, gran variedad de mamíferos y más de 60 especies de fauna y flora amenazadas a nivel nacional y global, incluyendo a una de las especies más emblemáticas: el Jaguareté (Panthera onca). Desde 1980 el territorio de la Reserva Morombi es administrado y preservado por el Grupo Riquelme, como parte de su estrategia de responsabilidad social para el uso sostenible y conservación de los recursos naturales. 

 

En el 2001 fue declarada Reserva Natural por Decreto del Poder Ejecutivo N.º 14.910, logrando consolidar de esta forma su misión de conservación. 

 

Además de la protección de ecosistemas y especies, la Reserva protege una importante cantidad de humedales, nacientes y cursos de agua que constituyen la cabecera de las cuencas del río Jejuí Guazú hacia el norte y del río Acaray hacia el sur. Mostrando la importancia del bosque para la generación y preservación del agua en cantidad y calidad. 

 

La Reserva lleva adelante permanentes controles de calidad del agua, buscando mantener el equilibrio de las actividades agrícolas y ganaderas de la zona y la preservación de los recursos hídricos.

HOGAR DEL JAGUARETÉ

Entre las más de 60 especies amenazadas que habitan en la Reserva, se encuentra el Jaguareté. Sin embargo, la deforestación y la caza furtiva de los últimos años resultó en la disminución de su población, además de obligarlos a salir a campos y poblaciones cercanas a buscar alimentos.

 

Preservar su hábitat asegura que el Jaguareté sobreviva, es por eso por lo que es necesario impulsar la creación de un corredor biológico entre las Reservas Mbaracayú y Morombi.

PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA RESERVA MOROMBI, INGRESA A WWW.MOROMBI.COM.PY O SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES: FACEBOOK, INSTAGRAM Y TWITTER.

FUNDACIÓN MOISÉS BERTONI

La Fundación Moisés Bertoni (FMB) es una asociación privada y sin fines de lucro que, apuesta al concepto de Desarrollo Sostenible, el cual es entendido como el proceso de creación de valor ambiental, social y económico.

 

La FMB gestiona las 64,405 hectáreas de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú (RNBM). Esta área protegida a perpetuidad está bajo la administración de la FMB, mediante un esquema altamente participativo, donde los planes de manejo son elaborados en reuniones con las comunidades locales, y recurriendo no sólo a la ciencia, sino a otros sectores como la educación, las iniciativas privadas y la producción sostenible, para lograr un equilibrio armónico entre la conservación y el desarrollo.

 

La RNBM es el área núcleo de la Reserva de Biosfera del Bosque Mbaracayú (RBM). Se localizan al noreste de la región Oriental del Paraguay, en el Departamento de Canindeyú. Según la clasificación ecorregional propuesta por la SEAM en el 2015, la RNBM se localiza en un área de transición entre las ecorregiones del Bosque Atlántico del Alto Paraná y del Cerrado.

Protección de la biodiversidad en Mbaracayú

Dentro de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú se han identificado 19 comunidades naturales, entre las que se incluyen: bosques de altura y estructura variable, campos cerrados, esteros, lagunas, pastizales, cuevas, ríos y nacientes.

 

Estos ecosistemas presentan una gran diversidad de especies de animales y plantas, habiéndose registrado hasta el presente: 1.117 especies de plantas, entre pteridófitas (helechos) y fanerógamas (plantas superiores), 93 especies de mamíferos, 440 especies de aves (64 especies endémicas del Bosque Atlántico del Alto Paraná – BAAPA), 27 especies de anfibios, 35 de reptiles, 164 especies de peces. Se ha logrado identificar más de 30 familias y 529 especies de mariposas, 52 de escarabajos y 146 avispas y abejas. En comparación con otras áreas de similar tamaño en Paraguay, la RNBM es el sitio con mayor número de especies amenazadas.

MÁS INFORMACIÓN: LINK EXTERNO A LA PÁGINA DE LA FMB