PRESENTA

EL VALOR DEL BOSQUE

Los bosques nativos de la Región Oriental constituyen la base del sector forestal nacional. Estos bosques nativos juegan un rol clave en la protección de los acuíferos, entre ellos el Acuífero Guaraní, cuya zona de recarga, se encuentra en esta región.
Los bosques protegen el suelo y por ende a la ganadería y la agricultura, que precisan de este recurso natural para lograr una mejor producción y sostener y aumentar los rendimientos.


Contribuyen, además, con un clima estable y benéfico y con un régimen de lluvias regular.


No existe un antagonismo entre el sector forestal y los sectores agrícolas y ganaderos. Cada vez es más evidente la retroalimentación positiva entre estos sectores, siendo los bosques nativos uno de los elementos más beneficiosos en temas de bienestar animal y provisión de alimento suplementario para el ganado.
Proveen además material de construcción, obtención de productos no maderables: como alimentos, materia prima para artesanía y medicina.

El disfrute de la naturaleza en todas sus formas constituye un Derecho Humano Fundamental, reconocido y valorado en las opciones contempladas en la ley nacional de Valoración y Retribución de los Servicios Ambientales.

La deforestación y el cambio de uso de suelo son los causantes de numerosos problemas como enfermedades zoonóticas emergentes. Se tiene un gran número de ejemplos por todo el mundo, así es como hoy estamos viviendo en una pandemia, que hace solo 5 meses nunca nos hubiéramos imaginado, se trata del COVID19 originado en Asia.

En Paraguay tenemos varias de estas enfermedades infecciosas emergentes: mal de Chagas, Hantavirus, Leishmaniasis, Fiebre Amarilla, Dengue, entre otros.
Los bosques protegen las cuencas hídricas para la generación de energía eléctrica. Sin los bosques la longevidad de las represas será menor.