PRESENTA

WWF-PARAGUAY EN RELACIÓN A LA LEY DE DEFORESTACIÓN CERO

La Organización Mundial de Conservación (WWF por sus siglas en inglés) expresa públicamente su posicionamiento en referencia al Proyecto de Ley “QUE MODIFICA EL ARTÍCULO 4 DE LA LEY 6256/2018 ‘QUE PROHÍBE LAS ACTIVIDADES DE TRANSFORMACIÓN Y CONVERSIÓN DE SUPERFICIES CON COBERTURA DE BOSQUES EN LA REGIÓN ORIENTAL»


La conservación y preservación de los bosques nativos son la mejor protección del capital natural de las naciones y brindan hoy día soluciones a las crisis globales siendo el soporte vital de nuestros medios y modos de vida.


La Constitución Nacional del Paraguay garantiza el derecho a un ambiente saludable y ecológicamente equilibrado, con vínculos de desarrollo económico social, con la preservación del ambiente y la calidad de vida de los habitantes.

El bosque nativo de la Región Oriental es en gran parte el patrimonio natural del Paraguay y el que dio origen a la nación paraguaya, como la conocemos en la actualidad y como la proyectamos al futuro.

La aplicación desde el año 2004, de la ley que prohíbe la transformación de bosques a otros usos de la tierra, si bien no se ha cumplido cabalmente, ha logrado una gran disminución de la tasa histórica de pérdida de bosques nativos en la Región Oriental, pasando de las cifras históricas de 120.000 hectáreas por año hasta el 2003 a menos de 15.000 hectáreas.

Aun necesitamos fortalecer las instituciones públicas encargadas de velar por nuestro capital natural. El esfuerzo que debe realizar el estado paraguayo para asegurar la integridad de nuestros ecosistemas boscosos nativos es una demanda de la sociedad y se encuentra enunciada en nuestra misma Constitución Nacional.

Necesitamos aumentar las acciones del Ministerio Público en forma coordinada con el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible, Instituto Forestal Nacional y otras instituciones y Poderes del Estado Paraguayo.

 

NECESIDAD DE EXTENSIÓN

La extensión de la ley 6256/2018 ‘QUE PROHÍBE LAS ACTIVIDADES DE TRANSFORMACIÓN Y CONVERSIÓN DE SUPERFICIES CON COBERTURA DE BOSQUES EN LA REGIÓN ORIENTAL es FUNDAMENTAL para poder restablecer la funcionalidad ecológica/ el equilibrio ambiental, para mantener los beneficios económicos, productivos y la sostenibilidad social del mismo. Aún se mantiene la alta fragmentación de los remanentes boscosos en la Región Oriental, siendo continuamente degradados por incendios provocados, deforestaciones ilegales, rollo tráfico y narcotráfico. Quedan aún muchas tareas que realizar a nivel de la gestión, monitoreo y fiscalización forestal y ambiental, por lo que esta ley debe continuar y se debe extremar los esfuerzos para que sea cumplida. Tanto el Sector Privado, el público, así como la Sociedad Civil han contribuido en todos estos años en la mejora de los sistemas de monitoreo satelitales, para la fiscalización, control, y manejo, pero esto necesita de más tiempo para ser implementado eficientemente. Aún tenemos grandes pasivos ambientales en fincas que no han cumplido con las exigencias de la ley forestal 422 de dejar el 25 % de reserva forestal. Así también tenemos grandes pasivos ambientales en cuanto a los bosques protectores de causes hídricos y hasta ahora vemos plantaciones de soja que van hasta los arroyos, ríos, caminos y comunidades.

 
Esta ley ha contribuido a la disminución evidente de la pérdida total del patrimonio boscoso de la Región Oriental, pero se precisa que esta ley continúe hasta consolidar las instituciones y los esquemas para la conservación, uso racional y manejo sostenible de los mismos. Por otro lado, tenemos una ley que garantiza incentivos para aquellos dueños de tierras que han dejado más bosques de lo que exige la ley. Esta es una importante tarea pendiente desde el año 2006, año de la promulgación de la ley de pagos por servicios ambientales.

SOBRE LOS COMPROMISOS INTERNACIONALES DE PARAGUAY

La extensión de la ley 6256/18 es parte de la Estrategia Nacional de Bosques para el Desarrollo Sostenible, impulsada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.
Además, el aumento de la biomasa protegida y el control efectivo de la deforestación con la inclusión del aumento de las transacciones por servicios ambientales y bonos de carbono, son elementos clave, incluidos en la Política Pública Nacional denominada “Plan Nacional de Desarrollo al 2030”. El mencionado plan, es mandatorio para el sector público y de referencia para el sector privado.


Las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDCs) comprometidas por el Paraguay ante el Acuerdo de París y la Convención Marco de las Naciones Unidas de Cambio Climático, tienen una coincidencia total con el Plan Nacional de Desarrollo al 2030 en relación con los bosques nativos y la misma será revisada bianualmente por las naciones miembro de la convención mencionada, a fin de evaluar el progreso del Paraguay, en la preservación de su patrimonio boscoso. Estos compromisos internacionales incluyen el aumento sustancial de la biomasa protegida, incluyendo los bosques, para lo cual la extensión de la ley debería ser permanente, o entre 10 a 30 años, como exigen los proyectos de cambio climático. Esto es de gran importancia por el rol clave que cumplen los bosques en la mitigación, adaptación y resiliencia al Cambio Climático.